El gobierno interino de Venezuela rechazó la avanzada del TSJ sobre Acción Democrática: “Queda develado el plan para ‘convalidar’ su show electoral”

Mediante un documento, publicado por el Centro de Comunicación Nacional, indicó: “manifestamos nuestro respaldo irrestricto a los militantes y simpatizantes de AD, encabezada únicamente por su Secretario General Henry Ramos Allup”

El gobierno interino de Venezuela rechazó este lunes la avanzada del régimen de Nicolás Maduro sobre Acción Democrática, la cual se manifestó a través de un fallo del Tribunal Superior de Justicia chavista que busca arrebatarle la titularidad del partido a sus miembros y entregársela a un aliado de la dictadura.

El gobierno se manifestó inicialmente a través de un mensaje en su cuenta de Twitter, en el que expresó: “Denunciamos la nueva maniobra de la dictadura de Maduro para arrebatar el partido Acción Democrática a su actual directiva. Queda develado el plan del régimen de apropiarse de la tarjeta, símbolos y logos de las fuerzas democráticas para ‘convalidar’ su show electoral”.

Minutos más tarde publicó un comunicado de mayor extensión en el que reiteró que «desconoce, rechaza y condena enérgicamente la írrita sentencia emitida por el brazo judicial de la dictadura de Nicolás Maduro en el que pretenden arrebatar la dirección de Acción Democrática a un grupo de usurpadores miembros de la Operación Alacrán”. El párrafo hace referencia al plan por el cual la dictadura compró la voluntad de ahora ex detractores del régimen para que impostaran una oposición que en los hechos no es tal.

Esos diputados también intentaron hacerse de la Asamblea Nacional a principio de año, nombrando a Luis Parra como presidente del órgano en una votación que no obtuvo quórum ni contó con una lista para reflejar las voluntades de los presentes. Ese mismo día Guaidó fue reelecto para un nuevo término al frente del órgano por la mayoría de los diputados.

En otro pasaje del documento, el Centro de Comunicación Nacional, el brazo comunicacional del gobierno interino, reiteró su “respaldo irrestricto a los militantes y simpatizantes de AD, encabezada únicamente por su Secretario General Henry Ramos Allup”.

El diputado y titular de Acción Democrática, Henry Ramos Allup. Foto: REUTERS/Manaure Quintero

El diputado y titular de Acción Democrática, Henry Ramos Allup. Foto:

E indicó que “la dictadura pretende avanzar en su proyecto de criminalización de la disidencia en Venezuela para sustituirla por una ‘oposición leal’ a su plan totalitario”. Ante ello, agregó, “debemos prepararnos para responder con la contundencia necesaria en todos los niveles: en las calles de nuestro país, con una mayor presión internacional y con todas las acciones que sean necesarias para conformar un Gobierno de Emergencia Nacional que nos permita recuperar la estabilidad y democracia que anhela nuestro pueblo”.

La acción por parte del órgano leal al régimen llega tres días después de que, siguiendo los lineamientos de la dictadura, violara nuevamente la Constitución del país y designara sus propias autoridades electorales. Esto así considerando que la decisión corresponde a la Asamblea Nacional.

El TSJ había declarado la semana pasada que la Asamblea Nacional incurrió en omisión en la designación de los integrantes del Consejo Nacional Electoral, lo que dejaba a la mayoría opositora fuera del proceso de elección de las nuevas autoridades de ese organismo. El TSJ considera nulas las decisiones de la Asamblea Nacional tras declararla “en desacato” a principios de enero de 2016.

En consecuencia, los partidos de la Asamblea Nacionaly el gobierno interino rechazaron la designación y cualquier tipo de legitimidad a un eventual proceso electoral supervisado por aquellos nombrados por el régimen, entre quienes se cuentan Indira Alfonzo, quien está sancionada por el gobierno canadiense; y Luis Fuenmayor Toro, un cirujano que ha negado el Holocausto y tiene en su haber una denuncia de abuso sexual de su propio hijo.

La decisión fue rechazada tanto por el gobierno interino como los distintos partidos opositores, a la vez que el gobierno de Estados Unidos, que lidera la presión internacional contra el régimen de Maduro.