La extorsión prende alertas por COVID-19: grupos ofrecen préstamos impagables.

Durante el confinamiento, la extorsión ha sido aprovechada por grupos criminales para allegarse de ingresos.

La crisis económica derivada de la epidemia de COVID-19 se convirtió en terreno fértil para delincuentes, quienes encontraron en la extorsión una fuente de ingresos.

En lo que va de este año, se han registrado 3,347 carpetas de investigación por extorsión. Si bien estos delitos se redujeron levemente en los últimos tres meses de 2020, respecto a los dos primeros, la tendencia se ha mantenido, mientras que se prevé que pueda incrementarse por la pandemia.

De acuerdo con el último reporte del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) durante el mes de mayo se iniciaron 603 averiguaciones previas o carpetas de investigación por este delito, cifra 3.83% menor que la de abril, cuando se reportaron 627 denuncias; mientras que en marzo la cifra fue de 702 denuncias por extorsión.