La pandemia de la COVID-19 modifica Ligas de eSports en México

La pandemia de la COVID-19 modificó Ligas de eSports en México, como la Liga Latinoamérica de League of Legends (LLA), que se mudó de Chile al país e inició el primer año de un proyecto de tres.

En febrero el campeonato de deportes electrónicos más importantes de la región inauguró en Ciudad de México la Arena Esports Stadium, con una inversión de 2.5 millones de dólares en una alianza entre Riot Games (desarrolladora de League of Legends), uno de los canales televisivos más importantes en el país y una cadena de cines.

Con capacidad para 100 personas, el recinto en el que por primera vez la LLA tendría público en todas sus fases, sólo fue usado en las primera cuatro semanas del Apertura 2020, que inició en febrero y terminó en mayo, ya que el coronavirus obligó a realizar la competencia en línea.

En el Clausura 2020, que inició el 20 de junio, tampoco podrán usar el inmueble al menos durante la fase de grupos que finaliza el 9 de agosto.

De acuerdo con un cálculo hecho por Efe, Riot Games dejará de percibir tan sólo en taquilla 17.083 dólares. La COVID-19 también obligó a la empresa estadounidense a cancelar dos finales masivas.

A la par de no hacer eventos presenciales, la LLA vivió su torneo más visto, pero sus equipos sufrieron para fichar jugadores y otros como XTEN, redujeron su presupuesto hasta un 80 por ciento.

«Como todas las industrias se registraron pérdidas económicas. La pandemia nos impuso retos, sobre todo para que los equipos renueven su plantilla, pero trabajamos para mejorar la competencia en este contexto», comentó a Efe el gerente general de Riot Games para Latinoamérica, Raúl Fernández.

El Campeonato Mexicano del videojuego Rainbow Six Siege tenía planeado en 2020, cuando se jugará su segunda temporada, hacer un certamen de forma presencial, para unirse a la LLA como los únicos en México en jugar todas sus fases con audiencia.

Debido a la pandemia este plan no se dio y Ubisoft, dueña de Rainbow, buscará lograr su objetivo en agosto, durante la segunda mitad del torneo o en 2021.

«Estamos en una época de transición por el coronavirus, planteamos la opción de buscar una locación en Ciudad de México con público para unas 100 personas, todavía estamos abiertos a la opción con público», comentó a Efe el especialista de eSports para Ubisoft en Latinoamérica, Álvaro Irurita.

Los equipos, al no hacer la mudanza a la capital mexicana, recibirán sólo el 50 por ciento del apoyo presupuestado por parte de Ubisoft, mientras que la desarrolladora dejará de percibir en venta de boletos 3.527 dólares.

«Esperemos que en agosto podamos hacerlo presencial, sino tendríamos que esperar hasta 2021. La comunidad gana más así que sin público», agregó Irurita.

La División de Honor de League of Legends (DDH), el torneo mexicano del eSport más exitoso del mundo, tuvo que suspender dos finales presenciales, la del Apertura pasado y la del Clausura.

Estos eventos son los únicos en el año de la DDH que reúnen en vivo a la comunidad y sin éstos, la segunda división del videojuego dejará de percibir 17.991 dólares tan sólo en entradas.

«Los eventos presenciales en México para nosotros no significan nada, los precios de los tickets son simbólicos, tenemos una media de 1.500 personas por evento y a lo que apuntamos es a subir a la cantidad de aficionados para el siguiente», comentó el gerente de la Liga de Videojuegos Profesional México, el argentino Juan Diego García.

La primera edición de la Free Fire League Latinoamérica tuvo que suspender su final, dejar desierto al campeón y la bolsa de 52.000 dólares que se repartiría entre los equipos.

La final sería en Ciudad de México, en un recinto con capacidad para 1.500 personas que dejarían una ganancia en venta de entradas de 7.937 dólares.