México se reabre al turismo

El turismo es una de las principales actividades económicas de ese país, representando el 8,7% del PBI, y en 2019 recibieron a más de 45 millones de visitantes. Ahora los hoteles solo usarán un máximo del 30% de su capacidad.

El Caribe mexicano avanza paulatinamente hacia una apertura del turismo con el reinicio de actividades en más de sesenta hoteles de Cancún bajo estrictas medidas sanitarias para evitar la propagación del coronavirus, mientras los casos siguen creciendo y los contagios alcanzan nuevamente a funcionarios del gobierno.

El sector turístico mexicano, que aporta cerca del 8,7% del producto bruto interno (PBI) y genera unos 11 millones de empleos directos e indirectos, empezó a permitir las actividades recreativas en el mar y en algunos parques ecoturísticos en la Riviera Maya.

México registra al momento casi 200.000 casos de Covid-19 y 24.324 fallecidos, una cifra que sigue creciendo y que ayer alcanzó a otro miembro del gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador, el secretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera, quien informó a través de Twitter de su contagio, que trabajará en cuarentena y que sus síntomas son leves.

Aunque el gobierno nacional sostiene que el ritmo de contagio ha disminuido, el país sigue sufriendo importantes brotes focalizados que mantienen la pandemia muy activa.
Pese a estos brotes y a que las cifras nacionales diarias siguen siendo altas, desde el 1° de junio empezaron a regir las medidas para la vuelta paulatina a la “nueva normalidad”, con la reactivación de ciertos sectores económicos y productivos.
Desde que se permitió oficialmente la reactivación del sector, la mayoría de las empresas iniciaron trabajos para readecuar sus instalaciones acordes a las normativas sanitarias.

Las autoridades permiten operar al 30% de la capacidad total para respetar la sana distancia y evitar posibles contagios.
La Asociación de Hoteles de Cancún, Puerto Morelos e Isla Mujeres registra en este momento un 16,3% de ocupación, lo que representa poco más de 5.000 huéspedes.

De manera oficial se anunció la reapertura de 66 hoteles, pero todavía permanecen cerrados en la zona otros 115, lo que representa casi 31.000 habitaciones en desuso.

Hoteleros y prestadores de servicios esperan que en julio los indicadores turísticos presenten mejores cifras, especialmente con turistas nacionales, el mercado hacia el que se han dirigido los esfuerzos de promoción en una primera etapa.
En tanto, se mantiene paralizada la actividad de las empresas de cruceros, lo que impacta directamente en destinos como Cozumel y Mahahual.

Y aunque las playas públicas permanecen cerradas para la población en general en todo el estado, como parte de los planes de reactivación se ha permitido el acceso a los turistas.
El aeropuerto internacional de Cancún, uno de los de mayor afluencia en el país, empezó a recuperar sus vuelos en junio tras dos meses casi parado.