Nueva York se plantea imponer una cuarentena a los viajeros que vengan de Florida

El gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, admitió este jueves que su administración se está planteando la necesidad de imponer una cuarentena obligatoria a los viajeros que lleguen procedentes de estados como Florida, donde los casos de COVID-19 han repuntado en la última semana.

Durante su conferencia de prensa diaria, Cuomo señaló que también se podría extender a otros estados con métricas y repuntes similares a los de Florida aunque dijo que todavía no había tomado una decisión porque está a la espera de lo que le recomienden los expertos.

«Es una preocupación real. Podría pasar y lo estoy pensando», aseveró el gobernador, que recordó que cuando Nueva York era el epicentro de la pandemia, Florida impuso esta medida.

«Si ibas a Florida, tenías que hacer cuarentena durante dos semanas porque tenían miedo que los neoyorquinos llevasen el virus a su estado. Avanzamos cien días hacia adelante y ahora somos nosotros los que tenemos miedo de que traigan el virus a nuestro estado», reflexionó el dirigente demócrata.

A finales de marzo, el gobernador de Florida Ron DeSantis firmó una orden ejecutiva que obligaba a los viajeros del área triestatal (Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut) a que se aislasen durante 14 días porque, a su juicio, era la única forma que tenían de garantizar que el COVID-19 no se expandiese por su estado.

También el gobernador de Texas, Greg Abbott, republicano al igual que DeSantis, firmó en las mismas fechas una orden parecida que obligaba a los pasajeros procedentes de cualquiera de esos tres estados a pasar una cuarentena.

Desde entonces, Nueva York ha conseguido controlar la pandemia en alrededor de 100 días y ha pasado de registrar la tasa de infección más alta de Estados Unidos a sellar este jueves su ratio más baja, con un 0,9 % de infecciones tras practicar cerca de 70.000 tests.

Sin embargo, Florida es ahora uno de los estados donde más rebrotes de la pandemia se están produciendo, con un aumento preocupante de casos desde el pasado 8 de junio y con una media de 2.384 casos positivos, la cifra más alta hasta ahora, según datos de la Universidad Johns Hopkins.